19.11.07

bienaventurados

Prefiero ser vulgar que pretencioso. Ingenuo que irónico. Banal que sofisticado. Lo grasa me estorba mucho menos que lo cool. Si hay que ser de clase media, que se note. Bienaventurados los pobres que tienen la clarividencia de conducirnos por el buen camino. Cuando puedo, trato de aprender de ellos. De contagiarme de su ética, que no es otra que los códigos del buen villero: humilde, pícaro, trabajador. Me molesta el racismo étnico o religioso. Pero más me molesta el racismo cultural. Aquel que dice: "Y que querés, si son unos negros cabeza. Pero de alma, eh. No de color." En 1858, los porteños ejecutaron al caudillo Nazario Benavídez por bruto y por noble. Las autopistas, los countries y los derechos republicanos no son buenos consejeros. Es mejor aprender un oficio que recibirse de la facultad.

4 comentarios:

Julia dijo...

uyyy sii.. el placer de relajarse.
vamos mañana a bailar cumbia?

singular dijo...

Hola Juan, gracias por leerme, es gracioso como los demás vemos ¨almas gemelas¨ propias y ajenas.. bah me ha pasado de identificarme con alguien... y después no entender qué punto de reflejo vi.. nosé

Por lo que escribiste, lo pienso a diario, esto de una institución, con el peso de las obligaciones, quizás nos desconecta muchas veces de las pequeñas o grandes cosas que nos hacen mucho mejor, que ¨pertenecer-ser¨.

A ver cuando salimos con la pequeña Lange.

besos

Rule dijo...

que bueno es leerte juan!

y verte mejor aún, asi que pongamos fecha!

abrazo

Kluivert dijo...

Totalmente de acuerdo, maestro.