8.8.08

superamigos

Y bueno. Acá estamos de vuelta. En casa y sin derechos laborales. Un amigo me dice que lo vio a Ginobili en la tele y que le cayó bien.

Y sí. Da para que te pase eso. La selección de Basquet -a diferencia de la de Fútbol- te produce eso. Te cae bien.

Y no pasa por la boludez de si la plata sí o de si la plata no. Todos son ricos. O al menos ganan bien. Es claro que no pasa por ahí.

Menos que menos porque sean "más copados que los del Fútbol".

Nah.

Es cierto que son amigos. Y que se quieren. Y que se desean el bien.

Pero porque tienen historia.

Me parece que ahí está la clave.

¿Cómo van a pasarla bien los del Fútbol si todo el tiempo están cambiando de roles, compañeros y planes?

¿Si no compartieron más de dos mundiales seguidos?

¿Si no tienen historia?

A veces pienso que Ginobili, Nocioni, Oberto, Scola y los que fueron reemplazando a históricos como el Puma Montecchia, Pepe Sanchez o Wolkowisky, son como los superamigos. Que escuchan la señal y no dudan en acudir a la cita. Defender la medalla que consiguieron la última vez.

Una señal que viene sonado desde el Premundial del 2001 en Neuquén. Y que ahora, viejos y averiados como están, no dudan en seguirla y dar el presente. Por más prestigio y honor que pongan en juego.

Es emocionante verlos juntos.

Y más ahora, que casi seguro no alcancen a empardar la gloria de antaño.

Eso lo hace más épico: cómo dejan todo de sí para igual cambiar la historia.

De lo irreversible. De lo que termina.

1 comentario:

Pituten dijo...

AGUANTE EL DEPORTE AMATEUR !

VIVAN LOS GINOBILIS Y LAS LEONAS.

ESPERO QUE LES VAYA BIEN EN LOS OLIMPICOS.