13.1.09

¿viste, Bocha? Lo mínimo que te merecías

La muerte de Sokol me pegó mal. Recién vuelto de las vacaciones, no fue una buena manera de empezar el año. Nunca fui "fanático" de Las Pelotas. Pero sí un entusiasta de muchos de sus discos, canciones y especialmente sus recitales, que mis amigos de El Acople me enseñaron a disfrutar durante -para mí- la mejor época del grupo (entre Para qué y Esperando el Milagro), cuando era común escuchar de sus seguidores que era "la mejor banda del mundo".

Es así. Uno trabaja de esto, le gusta la banda, pero no llega a disfrutarla realmente hasta que no encuentra la gente correcta para hacerlo.

Dejo acá, al que le interese, lo mejor que se escribió sobre él, por parte de un periodista de rock que quiero y admiro.

¿Viste, Bocha? Pocos podrían haber hablado mejor de vos. Lo mínimo que te merecías.

3 comentarios:

Julia dijo...

Este Vitale me hace llorar.

Lula Bauer dijo...

lo mejor que se escribio sobre el

Bruja dijo...

Fue en una fiesta nómade, en un Condon Clu del Estrella de Maldonado que conocí a Las Pelotas. Tenía sólo dieciseis años y venir a la "capital" era un trámite difícil, sobre todo con mi viejo, pero al final con la ayuda de primos y amigos del barrio siempre lográbamos convencerlo y completar la travesía. De ida en tren, con el Sarmiento vacío y tempranito, para comer pizza en la Kentucky. De vuelta en el 166 por Juan B. Justo durmiendo todo el camino sobre el brazo y el hombro de algun amigo generoso.
Hubo también una fiesta nómade en el Club Villa Crespo, con muchas piñas. Y un recital en Cemento con un piso inundado que te dejaba las zapatillas todas embarradas. Después aparecieron unas fiestas más excéntricas en el Club Español, en Nave Jungla o en Ave Porco, donde había unos enanos trapecistas semidesnudos colgados de unas sogas. Pero volvamos al tema del rocanrol...
Yo creo que de las dos bandas que se desprendieron de Sumo Las Pelotas fué la más visceral: en los recitales se cantaba mucho y todos eramos Sokol y Daffuncio y a mi personalmente siempre fue la que más me recordó a Luca... Yo los quería porque siempre me hacían sentir del palo.
A Sokol una vez lo escuché cantar en vivo Comfortably Numb y me largué a llorar de emoción porque era puro sentimiento. Es lindo cuando la gente canta con un temblor de emoción en la voz, como caminando por la cornisa de la tristeza.
No sé decir cosas cuando la gente se muere. Me sale acordarme de esto, que casi lo posteo pero se convirtió en un comentario porque estaba segura que alguien iba a subir algo copado, a la altura del bocha...